Thursday, March 2, 2017

Pursue crazy dreams and hear a heart that always carries the reason

(Español a continuación)
Right now I'm sitting on the sofa, my feet on the table. In that way that mothers forbid when you were a kid and doctors recommend when you grow older for the sake of your circulation system. Here, waiting for the writing muse to come. Yes, Yes, that same one, which never is, when needed.

Suspecting the muse will not come to visit me in the next few years, I’ve started to write without thinking. In addition, as Pablo Picasso said, "Inspiration exists, but it has to find you working". That’s it, let’s see if this happens suddenly, and while watching Netflix

And speaking of crazy dreams… Today I want to share mine. The one, which came in the most simple way, and stayed forever. All because of once upon a time I was angry and drew. And the anger became smaller. Then there was a day in which I only wanted to cry and draw. And the tears fell on the paper and graphite and pain became part of the memories. And also there was a day when something made me laugh and I drew it. Then I made a few others laugh. 

And that’s my dream. Express an emotion, communicate a thought or tell a story through pencil and paper. Call it drawing, call it illustrating or if you prefer, scribbling.


And my heart tells me every day "Just try!" And my head answers "Forget it! Are you crazy?" And I close my eyes, do not think, only feel.  And what do I feel? My heartbeat.

Ahora mismo ando en el sofá con las piernas posadas sobre la mesa. En esa forma que las madres prohibían cuando eras pequeña y los médicos recomiendan cuando te haces mayor por el bien de tu circulación. Aquí, esperando a mi musa, la de escribir. Sí, sí, esa misma, la que nunca está cuando hace falta.

Viendo que no vendrá a visitarme en los próximos años, me he puesto a escribir sin pensarlo. Además, ya lo decía Pablo Picasso, “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. Pues eso, a ver si de repente se va a pasar y yo viendo Netflix...

Y hablando de sueños locos. Hoy quiero contar el mío. Ese que llegó de la manera más sencilla y se quedó para siempre. Todo porque hubo un día en el cual estaba cabreada y dibujé. Y el cabreo se hizo más pequeño. Después hubo un día en el que solo quería llorar y dibujé. Y las lágrimas cayeron sobre el papel y el grafito y las penas pasaron a ser parte del recuerdo. Y también hubo un día en que algo me hizo reír y lo dibujé. Entonces hice reír a unos pocos más.

Y ese es mi sueño. Expresar una emoción, comunicar un pensamiento o contar una historia con lápiz y papel de por medio. Llámalo dibujar, llámalo ilustrar o si prefieres, garabatear.

Y mi corazón me dice cada día “¡Inténtalo, loca!” y mi cabeza “¡Olvídalo! ¿Estás loca? Y yo cierro los ojos y no pienso, solo siento.  ¿Y qué siento? El latido de mi corazón.

No comments:

Post a Comment